Written by 5:46 pm Actualidad, Blogs y columnas, Destacados, Videos

Pepe Cayuela Arzac (1935-2020) partió víctima del Covid-19

José Pepe Cayuela Arzac llegó a Chile en el Winnipeg, huyendo de la persecución que sufría su familia republicana. Nos conocimos durante el Gobierno de Salvador Allende y luego nos encontramos en Cuba, iniciando nuestro peregrinar de lucha.

Pepe Cayuela destacó por su labor diplomática como agregado cultural de Chile en España durante el gobierno del presidente Ricardo Lagos.
Por Miguel Ángel San Martín. Desde Madrid, España.

El frío de la tristeza me embarga el alma. Hace sólo unos días, se ha ido uno de mis amigos más certeros, sinceros y verdaderos. José Pepe Cayuela Arzac se ha ido en brazos del otro virus maldito, el que azota hoy a la Humanidad. Tenía 85 años. Había llegado a Chile en el Winnipeg, porque su familia republicana sufría persecución de los malditos. Y él, ya en su madurez, también debió buscar cobijo solidario por la persecución de los otros –aunque iguales- malditos.

Nos conocimos durante el Gobierno de Salvador Allende, porque desempeñábamos tareas de responsabilidad en nuestros respectivos medios. Nos convocaron para integrar un Consejo Asesor de Comunicaciones del Presidente. Todas las semanas nos reuníamos y analizábamos la situación del país. Y actuábamos en consecuencia en nuestros medios. 

Periodista Miguel Ángel San Martín. Especial para El Lingüista Mundano.

Luego nos encontramos en Cuba, iniciando nuestro peregrinar de lucha contra los malditos. Allí nos hicimos cargo de las comunicaciones del Comité Chileno de Solidaridad con la Resistencia Antifascista. Y nuestra amistad pasó de lo profesional al nivel superior de los afectos.

Preparar a Carlos Altamirano

A fines de diciembre del 73, nos encargaron una misión trascendente. Tras recorridos irrepetibles por las calles habaneras, llegamos a un lugar tranquilo y nos hicieron pasar a un salón muy luminoso. De pronto, apareció la figura del hombre más buscado por la dictadura chilena, Carlos Altamirano. Nos abrazamos. Con Pepe lloramos, mientras Carlos mostraba su amplia sonrisa. Y después, a trabajar.

Encuentra más información de este trabajo editado por Cayuela en este link.

Se trataba de “preparar” a Altamirano para aparecer en público, ante los ojos y oídos del mundo. Convinimos que el mejor momento era la celebración del triunfo de la Revolución Cubana, el primero de enero, en la Plaza de la Revolución. Y no se anunció nada. Simplemente, se puso un sitio en la segunda fila, detrás de Fidel, donde se sentó Altamirano. Nosotros con Pepe, varias filas más atrás.

El golpe de efecto fue mayúsculo. Toda la prensa internacional  se fue hacia la imagen del hombre que logró escapar de la feroz cacería del dictador. Y en las columnas del pueblo que desfilaban recordando la gran gesta cubana, grupos de chilenos enarbolaban banderas y lloraban de emoción. Al final, tras los actos, una rueda de prensa enorme que se desarrolló tal como estaba previsto.

Levantando la cultura en Madrid

Después de Cuba, Pepe salió hacia otro país y yo fui destinado a Berlin, donde el Partido Socialista instaló su Dirección Exterior, con Altamirano a la cabeza. Pero con Cayuela no perdí el contacto. Por el contrario, nuestra relación epistolar fue muy nutrida.

Cuando Pepe Cayuela fue designado Agregado Cultural de Chile en Madrid, me puse a su disposición para que desarrollar, con ingenio y poco dinero, un programa cultural enorme destinado a potenciar la imagen de nuestro país.

Lee aquí el Reportaje de Diario El País de España: Una casa con flores para Neruda, que retrata las gestiones en las que participó Pepe Cayuela para recuperar la vivienda en que el vate chileno vivió durante su estadía en Madrid.

Desde entonces, mantuvimos una cercanía familiar muy férrea. Nuestros encuentros en Santiago, primero, y en Isla Negra, después, fueron imborrables. Y me quedo con estos últimos momentos, porque en la bella casita ubicada a un costado de la de Neruda, vivimos momentos de consolidación y resumen de  tan nutridas experiencias vividas en trincheras similares. 

Pepe Cayuela dejó un legado en el ámbito de la cultura, en el ámbito literario chileno, como editor, autor y traductor.
El deceso de José Pepe Cayuela fue informado por la Cámara Chilena del Libro. Lee la nota acá.
Profesional del Periodismo

Pepe Cayuela fue un hombre bueno. Un profesional del periodismo que deja huella profunda en nuestro país. Consecuente y siempre cargado de razones, deja un legado indiscutible del periodismo con ética.

A Hilda, su mujer, a su familia…y al tremendo grupo de amigos sinceros que atesoró en donde estuvo, va mi abrazo fraterno en busca de consuelo ante tanto desconsuelo.  

Curriculum del columnista
Miguel Ángel San Martín González. Periodista y locutor.

*Miguel Ángel San Martín González es Periodista. (Socio del Consejo Regional Biobío del Colegio de Periodistas de Chile) y Locutor (Registro Sindicato Locutores Profesionales de Chile Nº463), de dilatada trayectoria profesional en Chile y el extranjero.

En Chile se ha desempeñado como: Periodista y Locutor en radios Bulnes, Nuevo Mundo y Chilena; Director de los Servicios Informativos de la Cadena de Radio Corporación (42 emisoras). En calidad de tal, miembro del Consejo Asesor de Comunicaciones de la Presidencia de la República.


(Visited 15 times, 1 visits today)
Close