Por Raúl Rojas González. Periodista, académico y escritor.

Este libro es de John Katzenbach, periodista especializado en temas judiciales, quien se dio a conocer en todo el mundo en 2002, con su obra “El psicoanalista”. En ella dio a conocer la crueldad y perversión sin límites de un especialista, quien aprovecha con perversión las debilidades de la condición humana. 

A “El psicoanalista” la sucedieron muchos éxitos, como “La sombra”,”La historia del loco”, “Jaque al psicoanalista” “Al calor del verano”, “El profesor”  y otros. En todos ellos, con un estilo más duro, pareciera provenir el género policial. Error. El verdadero protagonista corresponde a los entresijos de la mente del hombre. 

Katzenbach es un hombre que hace pensar antes de avanzar en la lectura. No tema abordar ni describir situaciones escabrosas. No intenta abrumar al lector con sus conocimientos de psicología y psiquiatría. Al contrario, los usa casi en forma pedagógica. 

“A veces, vivimos en un mundo tan obsesionado con mirar hacia adelante, que a menudo olvida volver la vista atrás. Algunas de nuestras mejores historias residen en la estela que dejamos a nuestro paso”.


John Katzenbach, periodista, autor de “El psicoanalista”. 

Destaca por el diálogo directo con el lector, al cual no confunde, sino que lo hace partícipe del argumento y le contamina angustia y ansiedad mediante la fortaleza de su imaginación. 

Crimen y juicio
“La guerra de Hart” de John Katzenbach.

En el caso de “La guerra de Hart”, la acción transcurre en el campo de prisioneros Stalag Luft 13, Alemania, Segunda Guerra Mundial. En él habitan, en condiciones deplorables, oficiales de la aviación norteamericana, capturados en acción. Todo sigue una rutina, con malos tratos verbales y físicos, hambre, frío, terror, tedio, ansias de libertad, pésimas y/o cordiales relaciones de guardianes con prisioneros, tráfico de cigarrillos, alimentos, vestuario y otros bienes. Como sucede en sus otros libros, el autor no respalda la inocencia. 

La llegada de un aviador norteamericano negro, seguida por el asesinato de un capitán estadounidense, hace que se le inculpe y se proponga para él un juicio al estilo anglosajón, con jueces, fiscales, abogados defensores y acusadores. Entremedio, toda clase de excesos: agresiones, allanamiento de barracones, robo de pruebas, animosidad abierta contra el acusado. 

Otro oficial estadounidense, estudiante avanzado de derecho, Tom Hart, es designado defensor del supuesto culpable, lo cual lo obliga a jugarse literalmente la vida, no sólo en lo corporal, sino también en lo emocional 

Inesperado desenlace

La trama no da lugar al descanso. La vida diaria y nocturna del campo de concentración y sus durísimas condiciones, que ignoran todas las convenciones internacionales, se convierten en un escenario argumental paralelo al juicio. 

Katzenbach, maestro en este tipo de situaciones, captura al lector y lo lleva por donde quiera, hasta un inesperado y violento desenlace.

Con emotiva honestidad, reconoce que el libro fue inspirado por las historias que escuchó a su padre, quien fue tripulante de un bombardero derribado durante la Segunda Guerra Mundial. Efectivamente, lo derribaron los alemanes y lo mantuvieron en un campo de concentración desde 1943 hasta 1945, cuando lo liberaron los aliados. Su progenitor nunca habló mucho sobre el tema. Pero dejó entrever penalidades y dolor. 

Nuevo capítulo: la película

El autor, con sentido filosófico, señala: “A veces, vivimos en un mundo tan obsesionado con mirar hacia adelante, que a menudo olvida volver la vista atrás. Algunas de nuestras mejores historias residen en la estela que dejamos a nuestro paso. Sospecho que, por duras que sean esas historias, contribuyen a indicarnos hacia dónde nos dirigimos”.

El filme basado en el libro es protagonizado por Bruce Willis y Colin Farrell.

La obra fue llevada al cine, bajo el título “En defensa del honor”. Protagonistas: Bruce Willis y Colin Farrell. 

Otro de sus comentarios, que alcanza gran actualidad en los días que vivimos, es que en el mundo en que vivimos todos pelean con los mismos temores: enfermedad, muerte y soledad, y los mismos deseos: comida y libertad.


Sobre el columnista

Raúl Rojas González.

Raúl Rojas González se desempeña actualmente como Director de Prensa Creaciones Panisello (empresa de prensa y relaciones públicas). Además es profesor de la Escuela de Relaciones Públicas de la Universidad del Pacífico: Taller de Estilos Narrativos II. Editor General de Textos de la Universidad del Pacífico. Asimismo es relator de cursos sobre habilidades sociales, preparación de voceros y manejo de crisis.  

Ejerció durante 27 años en Diario La Tercera de la Hora como redactor de asuntos de Gobierno, editorialista, columnista, director de suplemento dominical, director de revista “Topaze” y entrevistador dominical. Asimismo ha escrito en las revistas de la Cámara Chilena de la Construcción, La Voz, Desfile, Vea, Asociación Chilena de Seguridad, Boletín Minero, Asociación Nacional de Industriales de Cecinas, Paseo Nacional del Turismo y La Parva. 

(Visited 13 times, 1 visits today)
Close